Dios Está Presente en las Autoridades Delegadas Por el Pastor, Justo Román Acero R.

Noviembre 28 del 2017

 

 

Creemos que Dios mantiene su soberanía en la tierra a través de la delegación de su autoridad, con la cual le da su investidura espiritual a los seres humanos, mediante el orden natural de la vida, por designio del orden establecido, o por delegación bíblica y personal. Si bien a las autoridades delegadas se les debe obediencia, en tanto emitan órdenes que no estén en contra de la voluntad escritural de Dios, afrentar a Dios, y es colocarse en una posición de ira y de reprensión espiritual.

 

 

Sustento sagrado:

 

El apóstol Pablo lo presenta en Romanos 13: 1, 2, 5, así: “Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas. De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste; y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos. Por lo cual es necesario estarles sujetos, no solamente por razón del castigo, sino también por causa de la conciencia”.

 

Juan el Bautista lo expresa asÍ, en Juan 3: 27: “No puede el hombre recibir nada, si no le fuere dado del cielo”.

Por su parte, Jesús dijo qué era lo más importante de él: “Aprended de mí que soy manso y humilde de corazón” (Mateo 11: 29). No dijo, “aprended de mí a hacer milagros portentosos”, porque estos eran parte de su condición divina; sino a sujetarse hasta la muerte, porque esta es la llave maestra del reino de los cielos, para la condición humana.

 

Mansedumbre tiene la misma raíz griega de “yugo”; aquello que se le coloca sobre la cabeza a los bueyes para someterlos y guiarlos por donde el labrador quiere. Así se mostró Jesús frente al asesino y malvado Pilato. Se le sujetó con absoluto respeto, porque este representaba la autoridad de Dios en la tierra en ese momento (Juan 19: 10, 11). Fue esta sujeción absoluta a la autoridad delegada en la tierra, aunque esta parecía por demás absurda, por parte de Jesús, lo que nos trajo la salvación de la rebelión infernal y diabólica. El cristianismo es también, entre otras cosas, la escuela (aprended) de la humildad y la sujeción absoluta a las autoridades establecidas.

 

Los diez mandamientos condicionan en gran medida la bendición de los seres humanos sobre la tierra, a la sujeción a los padres, traducida en honra, es decir en respeto, acato y apoyo. Los hijos más sujetos son los más prósperos. Éxodo 20: 12: “Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da”.

 

En el hogar, Dios colocó el principio básico del sometimiento de los unos a los otros, como base de su voluntad y bendición. Efesios 5: 21: “Someteos unos a otros en el temor de Dios”. No hay miembros superiores ni inferiores, pero debe haber un orden. No estableció un monstruo de dos cabezas, ni hijos independientes y rebeldes.

 

Efesios 5: 22 – 24: “Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor; porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su salvador. Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo”. Efesios 6: 1 – 3: “Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo. Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra”.

 

La rebelión frente a la autoridad, así esta sea débil o parezca indigna, siempre trae consecuencias trágicas. Y la sujeción y el respeto a las autoridades, sin importar su condición humana, siempre trae la bendición del Señor. Génesis 9: 20 – 27: “Después comenzó Noé a labrar la tierra, y plantó una viña; y bebió del vino, y se embriagó, y estaba descubierto en medio de la tienda. Y Cam, padre de Canaán, vio la desnudez de su padre, y lo dijo a sus dos hermanos que estaban afuera. Entonces Sem y Jafet tomaron la ropa, y la pusieron sobre sus propios hombros, y andando hacia atrás, cubrieron la desnudez de su padre, teniendo vueltos sus rostros, y así no vieron la desnudez de su padre. Y despertó Noé de su embriaguez, y supo lo que había hecho su hijo más joven, y dijo, Maldito sea Canaán; siervo de siervos será a sus hermanos. Dijo más: Bendito por Jehová mi Dios sea Sem, y sea Canaán su siervo. Engrandezca Dios a Jafet, y habite en las tiendas de Sem, y sea Canaán su siervo”. Siervo significa esclavo.

 

Otro ejemplo, entre muchísimos otros que están en la sagrada escritura, está en Números 12: 1, 2, 9, 10: “María y Aarón hablaron contra Moisés a causa de la mujer cusita que había tomado; porque él había tomado mujer cusita. Y dijeron: ¿Solamente por Moisés ha hablado Jehová? ¿No ha hablado también por nosotros? Y lo oyó Jehová. Entonces la ira de Jehová se encendió contra ellos; y se fue. Y la nube se apartó del tabernáculo, y he aquí que María estaba leprosa como la nieve; y miró Aarón a María, y he aquí que estaba leprosa”.

 

 

Pastor, Justo Román Acero R.

Comparte Esta Meditación

Copyright  © 2018

+057 (2) 556 3265

Cra. 26 # 3-53 San Fernando, Cali-Colombia

Dios Está Presente en las Autoridades Delegadas Por el Pastor, Justo Román Acero R.
Dios Está Presente en las Autoridades Delegadas Por el Pastor, Justo Román Acero R.