Obstáculos de la oración Por el Pastor, Justo Román Acero R.

Noviembre 13 del 2018

 

1. LA IDOLATRÍA.

 

“Mi pueblo a su ídolo de madera pregunta, y el leño le responde; porque espíritu de fornicaciones lo hizo errar, y dejaron a su Dios para fornicar. Sobre las cimas de los montes sacrificaron, e incensaron sobre los collados” (Oseas 412,13a). Fornicación espiritual es rendir culto religioso a imágenes, objetos o lugares.

“¿A qué, pues, haréis semejante a Dios, o qué imagen le compondréis? ¿No sabéis? ¿No habéis oído? ¿Nunca os lo han dicho desde el principio? ¿No habéis sido enseñados desde que la tierra se fundó? El está sentado sobre el círculo de la tierra, cuyos moradores son como langostas; él extiende los cielos como una cortina, los despliega como una tienda para morar. El convierte en nada a los poderosos, y a los que gobiernan la tierra hace como cosa vana” (Isaías 40: 18,21,22).

 

“Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren” (Juan 4:24).

 

“Hijo de hombre, estos hombres han puesto sus ídolos en su corazón, y han establecido tropiezo de su maldad delante de su rostro. ¿Acaso he de ser yo en modo alguno consultado por ellos? (Ezequiel 14:3).

 

“Nuestro Dios está en los cielos; Todo lo que quiso ha hecho. Los ídolos de ellos son plata y oro, obra de manos de hombres. Tienen boca, mas no hablan; Tienen ojos, mas no ven; Orejas tienen, mas no oyen; tienen narices, mas no huelen; Manos tienen, mas no palpan; Tienen pies, mas no andan; No hablan con sus gargantas. Semejantes a ellos son los que los hacen, y cualquiera que confía en ellos” (Salmo 115: 3–8).

 

“No te harás imagen, ni ninguna semejanza ….. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito esa maldad de los padres sobre los hijos … porque eso es aborrecerme, ….” (Éxodo 20:4,5).

 

 

2. LA FALTA DE PERDÓN.

 

“Y cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que también vuestro padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas”

(Marcos 11:25).

 

“Cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; …. Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda” (Mateo 5:22a, 23).

 

 

3. EL EXHIBICIONISMO HIPÓCRITA.

 

“Y cuando ores, no seas como los hipócritas; porque ellos aman el orar en pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles para ser vistos de los hombres; de cierto que ya tienen su recompensa. Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en lo secreto; y tu Padre que ve en lo secreto, te recompensará en público. Y orando, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos” (Mateo 6:5–7).

 

El Señor desprecia la “falsa piedad”, que es formalismo religioso acuñado con rezos repetitivos humanos, como por ejemplo el llamado “Ave María” católico, que no es otra cosa que la conversión en rezo religioso de un diálogo entre el ángel Gabriel y María, con añadiduras imaginarias, anti bíblicas y temerarias. Por el contrario, la oración, conforme a la voluntad del Señor, es la relación de corazón a corazón, con Dios Padre que es humilde, inteligente y creativo en su palabra.

 

 

4. LA INCREDULIDAD O DUDA.

 

“Jesús, dijo: ¡Oh generación incrédula y perversa! ¿Hasta cuando he de estar con vosotros? ¿Hasta cuando os he de soportar?. Viniendo entonces los discípulos a Jesús, aparte, dijeron: ¿Porqué nosotros no pudimos echar ese demonio fuera? Jesús les dijo: Por vuestra poca fe; porque de cierto os digo, que si tuviereis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará; y nada os será imposible” (Mateo 17:17,19,20).

 

“Pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra. No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor” (Santiago 1:5,6).

 

“Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que él existe, y que es galardonador de los que le buscan” (Hebreos 11:6).

 

 

5. EL PECADO REITERADO E INCONFESO.

 

“¿Se complace Jehová tanto en los holocaustos y victimas, como en que se le obedezca a sus palabras? Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios, y el prestar atención que la grosura de los carneros. Porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos e idolatría la obstinación” (1 Samuel 15:22,23a).

 

¿Qué haré a ti? Porque la piedad vuestra es como nube de la mañana, y como el rocío de la madrugada, que se desvanece. (Oseas 6:4).

 

“Al ver Juan el Bautista que muchos de los fariseos y de los saduceos venían a su bautismo, les decía: ¡Generación de víboras! ¿Quién os enseñó a huir de la ira venidera? Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento” (Mateo 3: 7,8).

 

“Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces, yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra” (2 Crónicas 7:14)

 

 

6. EL MATERIALISMO EGOISTA.

 

“Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites. ¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios. ¿O pensáis que le Escritura dice en vano: El Espíritu que él ha hecho morar en nosotros nos anhela celosamente?” (Santiago 4:3–5).

 

“El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy” (Mateo 6:11).

 

“No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre” (1 Juan 2:15–17).

 

 

7. LA INSENSIBILIDAD CON EL NECESITADO.

 

“El que cierra su oído al clamor del pobre, también él clamará, y no será oído”

(Proverbios 21:13).

 

“Cuando haya en medio de ti menesteroso de alguno de tus hermanos, en la tierra que Jehová tu Dios te da, no endurecerás tu corazón, ni cerrarás tu mano contra tu hermano pobre, sino abrirás a él tu mano liberalmente, y en efecto le prestarás lo que necesite. Sin falta le darás, y no serás de mezquino corazón cuando le des; porque por ello te bendecirá Jehová tu Dios en todos tus hechos y todo lo que emprendas”

(Deuteronomio 15:7,8,10).

 

“Guárdate, pues, de tener en tu corazón pensamiento perverso, …. y mires con malos ojos a tu hermano menesteroso para no darle; porque él podrá clamar contra ti a Jehová, y se te contará por pecado” (Deuteronomio 15:9).

 

“Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia”

(Mateo 5:7).

 

Pastor, Justo Román Acero R.

Comparte Esta Meditación

Copyright  © 2018

+057 (2) 556 3265

Cra. 26 # 3-53 San Fernando, Cali-Colombia

Obstáculos de la oración Por el Pastor, Justo Román Acero R.
Obstáculos de la oración Por el Pastor, Justo Román Acero R.