Poco antes del Rapto Por el Pastor, Justo Román Acero R.

Octubre 24 del 2017

 

 

Creemos que poco antes del rapto, el creyente cristiano será testigo de una descomposición moral y social en el mundo sin precedentes, y será testigo de la reacción violenta de la naturaleza, del engaño espiritual generalizado, de la predicación del evangelio en todo el mundo y del inicio de la persecución de la fe cristiana.

 

Sustento sagrado:

 

Mateo 24: 3 – 14: “Y estando él sentado en el monte de los Olivos, los discípulos se le acercaron aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo? Respondiendo Jesús, les dijo: Mirad que nadie os engañe. Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán. Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin. Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares. Y todo esto será principio de dolores. Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre. Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán. Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos; y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará. Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo. Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin”.

 

Luego, Jesús llama la atención sobre un evento especial demarcatorio: “Por tanto, cuando veáis en el lugar santo la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel (el que lee, entienda), huyan….” (Mateo 24: 15, 16). El profeta Daniel lo expresa así:

Daniel 11: 31: “Y se levantarán de su parte tropas que profanarán el santuario y la fortaleza, y quitarán el continuo sacrificio, y pondrán la abominación desoladora”.

 

El apóstol Pablo explica en qué consiste “la abominación desoladora” mencionada por Daniel y por Jesús. 1 Tesalonicenses 2: 3, 4, 9: “Porque el Señor no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición, el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios como dios, haciéndose pasar por Dios (esta es la abominación desoladora). Inicuo cuyo advenimiento es por obra de satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos”. El inicuo se manifestará en el mundo y se sentará en el templo de Dios (el de Salomón en Jerusalén, que obviamente, para ese entonces habrá sido reconstruido).

 

Se explica entonces que después de todo el acontecer desastroso que se inicia a partir de la restauración de Israel, se reconstruirá el templo de Salomón, se reestablecerá el continuo sacrificio, se manifestará el gran anticristo trayendo un tiempo de falsa paz con grandes señales, perseguirá todo lo religioso, quitará el continuo sacrificio y se hará adorar en el templo de Salomón como dios.

 

Se debe recordar que primero fue el templo (Antiguo Testamento), en donde Dios moraba; luego vino la iglesia (Nuevo Testamento), en donde Dios moraba; Así que sobraba el templo (Jesús dijo: no quedará piedra sobre piedra, lo cual se cumplió en el 70 d.C.). Ahora, en la última generación, se reconstruirá el templo; Entonces sobra la iglesia (debe ser raptada). Luego la reconstrucción del templo es la última señal antes del rapto.

 

Pero el anticristo no se manifestará plenamente hasta que se haya sucedido el rapto, a través del cual el Espíritu Santo será quitado de la tierra (El cristiano es su templo). Entonces el anticristo se podrá manifestar a sus anchas; ya nada lo detendrá. Así lo expresa el apóstol Pablo: 2 Tesalonicenses 2: 6 – 8: “Y ahora vosotros sabéis lo que lo detiene, a fin de que a su debido tiempo se manifieste. Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad; sólo que hay quien al presente lo detiene, hasta que él a su vez sea quitado de en medio. Y entonces se manifestará aquel inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida”.

 

Desde la eliminación del continuo sacrificio en el templo por parte del inicuo hasta la abominación desoladora, habrán tres años y medio. Daniel 9: 27: “Y por otra semana confirmará el pacto con muchos; a la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda. Después con la muchedumbre de las abominaciones vendrá el desolador, hasta que venga la consumación, y lo que está determinado se derrame sobre el desolador”.

 

La escritura aclara los tiempos acerca de la duración de la tribulación y la gran tribulación que promoverá el inicuo: Daniel 12:11: “Y desde el tiempo que sea quitado el continuo sacrificio hasta la abominación desoladora, habrá mil doscientos noventa días” (tres años y medio). Apocalipsis 12: 6, 14: “Y la mujer huyó al desierto, donde tiene lugar preparado por Dios, para que allí la sustenten por mil doscientos sesenta días (tres años y medio). Y se le dieron a la mujer las dos alas de la gran águila, para que volase de delante de la serpiente al desierto, a su lugar, donde es sustentada por un tiempo, y tiempos, y la mitad de un tiempo (tres años y medio)". Apocalipsis 13: 5: “También se le dio boca que hablaba grandes cosas y blasfemias; y se le dio autoridad para actuar cuarenta y dos meses" (tres años y medio).

 

En resumen: primero, y a partir de la formación de Israel como nación, la ciencia se aumentará y simultáneamente habrá la descomposición social, ecológica, moral, física y espiritual del mundo; Luego, se reconstruirá el templo de Salomón y se reestablecerá el continuo sacrificio; Luego, o poco antes del rapto, se manifestará el hombre inicuo, quien eliminará toda fe en Dios y quitará el continuo sacrificio por tres años y medio; Después, viene la abominación desoladora, que desatará la definitiva ira de Dios sobre la tierra en la gran tribulación; y finalmente, el Señor vendrá a la tierra por segunda vez.

 

 

Pastor, Justo Román Acero R.

Comparte Esta Meditación

Copyright  © 2018

+057 (2) 556 3265

Cra. 26 # 3-53 San Fernando, Cali-Colombia

Poco antes del Rapto Por el Pastor, Justo Román Acero R.
Poco antes del Rapto Por el Pastor, Justo Román Acero R.