Resumen de la presentación del Espíritu Santo por parte de Jesús Por el Pastor, Justo Román Acero R.

Julio 04 del 2018

 

 1. Juan 14:15,16. El amor a Jesús, y la consiguiente obediencia a sus mandamientos, es la condición esencial para recibir al Espíritu Santo de Dios.

 

2. Juan 14:16. El Espíritu de Dios es llamado inicialmente “Consolador”, por Jesús, porque su naturaleza divina le permite ejercer la función divina por excelencia: “Consolar” al género humano de su deplorable condición espiritual.

 

3. Juan 14:16. La expresión “Otro Consolador”, hace referencia a “igual a mí”. A su vez, Jesús, afirma en Juan 10:30: “soy igual al Padre” (“Yo y el Padre uno somos”). En resumen, el Espíritu Santo es igual a Jesús e igual al Padre. El Espíritu Santo es una persona y es Dios.

 

4. Juan 14:16. Una vez que el Espíritu Santo viene al corazón del creyente cristiano, estará allí para siempre.

 

5. Juan 14:17. El Espíritu Santo es llamado por Jesús “Espíritu de Verdad”, en referencia implícita a él mismo y a la palabra.

 

6. Juan 14:17. El mundo y sus vasallos, los no creyentes en Cristo, están regidos por el espíritu del maligno, no por el Espíritu de Verdad, porque lo desconoce totalmente.

 

7. Juan 14:17. El Espíritu de Verdad estaba “Con” los doce apóstoles, porque creían en Jesús, pero no estaba “En” ellos, porque no había venido de manera definitiva sobre la tierra.

 

8. Juan 14:17. El Espíritu de Verdad estaría “En” los apóstoles y en todos los creyentes, subsiguientes al derramamiento del Espíritu en “Pentecostés”.

 

9. Juan 14:26. El nombre “Espíritu Santo”, asignado por Jesús al Consolador, hace referencia a la principal característica del carácter y la personalidad del Espíritu de Dios: La Santidad.

 

10. Juan 14:26. Cuando se recibe a Jesucristo como Señor y Salvador personal en el corazón, se recibe es a su Espíritu Santo.

 

11. Juan 14:26. La obra del Espíritu Santo en el cristiano es enseñarle y recordarle la palabra del Señor Jesús.

 

12. Juan 15:26. La gran misión del Espíritu de Verdad o Espíritu Santo, asignada por el Padre, es testificar acerca de Jesús.

 

13. Juan 15:27. La gran señal de la presencia del Espíritu Santo en un cristiano, es el testimonio de vida y verbal acerca de Jesús.

 

14. Juan 15:27. Tenemos la garantía de la presencia del Espíritu Santo en el corazón del creyente cristiano, porque produce en él fe en Jesús, adoración a Jesús, y testimonio exclusivo de Jesús. Esto, porque desde que le recibimos como Señor y Salvador personal, el Espíritu de Verdad está en nosotros. Juan 16:7.

 

15. Juan 16:8–11. El propósito del Espíritu Santo en el “mundo”, es convencerlo de pecado, de justicia y de juicio, para convertirlo al Señorío y a la Salvación en Cristo Jesús.

 

16. Juan 16:13. El propósito del Espíritu Santo en el corazón del “Creyente” es guiarlo a toda la verdad, en medio de las diversas circunstancias cotidianas de la vida.

 

17. Juan 16:14,15. El propósito del Espíritu Santo en la “Iglesia”, es glorificar a Jesús, haciéndolo resplandecer por medio de la provisión de su gloriosa presencia en medio de sus miembros.

 

18. Juan 16:15. Todo lo que el Espíritu Santo hace en el mundo, provee al creyente y reparte en la Iglesia, lo toma directamente de Jesús, no de él mismo, porque Jesús es el mismo Padre.

 

Pastor, Justo Román Acero R.

Comparte Esta Meditación

Copyright  © 2018

+057 (2) 556 3265

Cra. 26 # 3-53 San Fernando, Cali-Colombia

Resumen de la presentación del Espíritu Santo por parte de Jesús Por el Pastor, Justo Román Acero R.
Resumen de la presentación del Espíritu Santo por parte de Jesús Por el Pastor, Justo Román Acero R.