¿Cómo tener comunión con el Espíritu? Por el Pastor, Justo Román Acero R.

Mayo 29 del 2018

 

¿Qué es la comunión con el Espíritu? Tener comunión con el Espíritu Santo es tener comunión con Cristo mismo, porque cuando se recibe a Cristo como único Señor y Salvador personal, se recibe es a su Espíritu Santo en el corazón. Además, el Espíritu Santo vino a glorificar a Cristo, según el mismo Jesús lo afirmó. Por lo tanto, si usted está en comunión con el Espíritu, significa que usted está en plena comunión con Cristo Jesús.

 

¿Qué significa tener comunión con el Espíritu? ¿Significa que el Espíritu venga de afuera y ocupe la totalidad de su corazón como cristiano? R/ No. Significa que se le conceda al Espíritu Santo mantener o retomar el control de su corazón, ya que puede ser destronado y relegado a un lugar secundario. Es decir, el creyente se puede convertir en el “cristiano carnal” que describe el apóstol Pablo en I Corintios 3: 1–3, comportándose como un “niño en Cristo”, volviendo a vivir bajo su ego o vieja naturaleza pecaminosa, huyéndole a Dios, y justificándose delante sí mismo y delante de su prójimo.

 

Así, “tener comunión” significa “Ser lleno y controlado” por el Espíritu (Efesios 5:18). Porque el Espíritu de Verdad que Dios le ha dado al creyente al momento de su conversión, nunca le será quitado como sucedía en el Antiguo Testamento (Salmo 51: 11). Ahora, después de venir Jesús con su definitivo Espíritu a partir de Pentecostés, el Espíritu Santo permanece para siempre en el corazón del creyente, pero podemos cuando queramos, arrebatarle el control. “No contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención” (Efesios 4:30); y, “No apaguéis al Espíritu” (I Tesalonicenses 5: 19). Entonces, obviamente, el Espíritu Santo puede permanecer en el control, o ser relegado, según la posición que el creyente le quiera dar en su corazón.

 

Por otra parte, tener comunión y ser controlado por el Espíritu Santo, no es ser manipulado como una máquina inanimada, sino dinamizado en toda la personalidad, por la sobrenatural y preciosa presencia del Espíritu del Señor Jesucristo; Porque Jesús es el único que ha podido y puede continuar viviendo su gloriosa vida a través del creyente, mediante el control de su Espíritu Santo. De esta forma, la vida cristiana es imposible vivirla por esfuerzos o buenas intenciones personales; Ciertamente la única manera de vivir la vida cristiana, como el Señor lo espera, es bajo la comunión o total control del Espíritu Santo. La vida cristiana en los propios esfuerzos, es la vida más difícil y frustrante para cualquier ser humano; Pero es la vida más sencilla y desafiante, en la comunión con el Espíritu Santo ¿Cómo tener y mantener la comunión con el Espíritu Santo? R/ La única manera como puede un cristiano tener comunión con el Espíritu Santo, es por la fe. Todo en la vida del ser humano es por fe. Viajamos por fe, comemos por fe, iniciamos estudios por fe, iniciamos un negocio por fe, iniciamos y mantenemos un matrimonio por fe, tenemos una amistad por fe, nos convertimos al señorío de Cristo Jesús por fe, somos perdonados por fe, somos llenos del Espíritu Santo por fe, etc. “Todo lo que no proviene de fe, es pecado” (Romanos 14: 23c).

 

Usted no tiene que rogarle a Dios que le conceda tener comunión con su Santo Espíritu. No tiene que buscar este favor máximo, ayunando, llorando, rogando o disculpándose. Usted no puede ganarse la plenitud de Dios ofreciendo o pagando un precio personal, porque esto invalidaría la obra hecha por Jesús en la cruz a favor suyo. Usted no puede tratar de merecerla, porque esto mostraría una orgullosa y peligrosa pretensión de equiparar o reemplazar la obra de Cristo por usted, tratando de ser igual a Dios. Usted tiene que recibir la comunión del Espíritu Santo, sólo por la fe, porque la obra es de Dios y la gloria es de Dios.

 

“El justo por la fe vivirá” (Romanos 1: 17). La comunión del Espíritu Santo está disponible permanentemente para el cristiano, porque Jesús ya pagó el precio para que esta experiencia privilegiada sea una realidad en sus creyentes.

 

El problema es que se está buscando alguna clase de experiencia emocional, y no se dan cuenta de que tal actitud representa un insulto a Dios, ya que lo confina a la categoría de incapaz, insensible o insuficiente. Centrarse en la preocupación por experimentar una “sensación” para tener la certeza de la comunión con el Espíritu, es negar la fe; Porque una sensación puede darse o no darse, dependiendo en todo caso de la manipulación sicológica o fisiológica por parte de sí mismo o de otras personas, y no en la obra suficiente por parte de Dios en su único Hijo, Jesús. “Todo está consumado” (Juan 19:30) dijo el Señor en el momento de partir, afirmando de esta manera que no necesitamos buscar nada más, puesto que su obra estaba completa, con experiencia sensorial, o sin ella. ¡Bendito quien le crea totalmente al Señor!

 

¿Cómo aplicar la fe para gozar de la comunión con el Espíritu Santo? Consideremos las condiciones que se deben tener en cuenta para que se reciba este portentoso privilegio.

 

Primero, usted debe estar dispuesto(a) a abandonar todo lo que le desagrade al Señor. “Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados” (Mateo 5: 6). Ante la pregunta ¿Quieres ser Sano?, que el Señor siempre hace, usted debe responder positivamente y de todo corazón: “Sí Señor, quiero ser sano; Quita la maldad y la injusticia de mi corazón y de mi andar diario; Quiero ser totalmente diferente; Quiero ser como tú quieres que yo sea según tu palabra; Renuncio a la complacencia y a la justificación”. “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es, las cosas viejas pasaron, he aquí todas son hechas nuevas” (II Corintios 5: 17). “Así que hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. (Romanos 12:1). Lo deseas de todo corazón? Si la respuesta es “Sí”, le aseguro que usted va por buen camino para gozar de la comunión con el Espíritu Santo.

 

Segundo, usted debe expresar arrepentimiento y confesar sinceramente lo que Dios rechaza en su palabra, considerándolo delante de él como ofensivo e ignominioso. “Si confesamos nuestros pecados, Dios es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad” (I Juan 1: 9). “El que encubre sus pecados, no prosperará, pero el que los confiesa y se aparta, alcanzará misericordia” (Proverbios 28: 13). El Espíritu Santo no se mueve a través de canales sucios. Haga una lista de sus pecados u ofensas al Señor, presénteselas a él, arrepiéntase, y destruya esa lista.

 

Tercero, usted debe estar dispuesto(a) a adoptar para su vida y de manera irrevocable, los nuevos principios que nuestro Señor Jesucristo, traza claramente en su palabra. “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta” (Romanos 12: 2).

 

Cuarto, usted debe orar con plena certidumbre de fe, pidiendo a Dios en oración, la llenura del Espíritu Santo; Recordando en la oración, que vivir llenos del Espíritu es un mandato de Dios, “Sed llenos del Espíritu” (Efesios 5: 18); Y que también, es una promesa de Dios, “¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?” (Lucas 11: 13).

 

Incline rostro, por favor, y ore conmigo: “Padre eterno y amado, yo reconozco delante de ti, que he ignorado tu voluntad y he hecho lo que te desagrada. Pero ahora te pido perdón, creyendo que me has perdonado por el sacrificio de Cristo Jesús en la cruz. Deseo una vida limpia y una relación llena de vida contigo. Padre Santo, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, te pido que me llenes ahora con tu Espíritu Santo, como me lo ordenaste y me lo prometiste si lo pedía en fe. Como un acto de fe, te doy gracias por llenarme con tu Espíritu Santo, restaurándome a su maravillosa comunión. Amén”.

 

Quinto, usted finalmente debe mantenerse agradecido(a) y con gozo delante de Dios, como un acto de fe, porque le ha llenado con su Espíritu Santo, restaurándole la comunión de acuerdo a su palabra. ¿Le obedeció atendiendo el “mandato” y creyendo en su “promesa”? Entonces, renuncie a pensar que necesita tener una experiencia emocional o dramática para creerle a Dios. Renuncie a pensar que necesita una confirmación de sus sentidos carnales para creerle a Dios. Es posible que en algunas ocasiones sus emociones estén involucradas, pero mantenga la perspectiva bíblica correcta: “Por gracia sois salvos, por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios” (Efesios 2: 8).

 

¿Cada cuánto debemos los cristianos ser llenos del Espíritu Santo? El recibir a Cristo y a su Espíritu, es por una y única vez, como el que expresa los votos matrimoniales en la boda. Pero el ser lleno del Espíritu Santo, no es una experiencia de sólo una vez y para siempre. El Espíritu Santo puede y debe llenarnos muchas veces en el transcurso de nuestra vida cristiana. Esto es evidente en Efesios 5: 18: “Sed llenos”, que significa “constante y continuamente”, es decir “como una manera de vivir”.

 

¿Cuánto tiempo tarda el proceso que se necesita para restaurar la comunión con el Espíritu Santo? R/ Ser nuevamente lleno del Espíritu, es una práctica que no necesita un tiempo extenso y especialmente en retiro, sino que requiere fe momentánea pero sincera, para reconocer, confesar, entregarse, pedir la llenura del Espíritu al Señor y seguir adelante con gratitud. Es una práctica espiritual similar a la respiración física que implica depuración permanente e ininterrumpida sobre la marcha; porque después de la caída adánica somos permanentes generadores de desechos peligrosos en todas las áreas de nuestra vida, y estos hay que eliminarlos lo más pronto posible, apropiando luego el oxígeno necesario.

 

Un genuino creyente cristiano, ya no tiene porqué vivir derrotado(a) espiritualmente. ¡Manténgase en comunión con el Espíritu Santo por fe, y experimentará seguramente la gran aventura para la cual Dios lo creó! AMEN.

 

Pastor, Justo Román Acero R.

Comparte Esta Meditación

Copyright  © 2018

+057 (2) 556 3265

Cra. 26 # 3-53 San Fernando, Cali-Colombia

¿Cómo tener comunión con el Espíritu? Por el Pastor, Justo Román Acero R.
¿Cómo tener comunión con el Espíritu? Por el Pastor, Justo Román Acero R.