CONSIDERACIONES ESPECIALES

1.- Por ser el ministerio de Grupos Familiares la punta de lanza de la Gran Comisión de Jesucristo en el propósito expansivo de su encomienda y la máxima oportunidad que el Señor ofrece para formar cristianos maduros, con vidas desafiantes y conquistadoras, no hay duda que el ministerio de Grupos Familiares es un blanco muy codiciado del diablo y Satanás, para minarlo y si nos descuidamos, destruirlo, con vergüenza para todos, inclusive para el nombre del Señor.

     
 
 

Normalmente, la herramienta efectivísima que el maligno utiliza para destruir un ministerio de esta envergadura, es la rebelión. Maneja un proceso sutil de fatiga, inconformidad, crítica, juicio, chisme, independencia, ruptura y destrucción.

Los que trabajamos para este ministerio, debemos mantenernos en alerta acerca de estas manifestaciones, aprestándonos a combatir los más leves atisbos, por medio de la oración, la humildad, la paciencia, la comunicación oportuna, el amor, la confianza y la segura esperanza. De esta manera, el Señor cumplirá en su tiempo, su santo y perfecto propósito en cada uno de los integrantes.

2.- La amabilidad, la prudencia y el respeto deben estar marcados como un sello indeleble en el alma de los integrantes de los equipos A.L.M.A. De esta forma, es necesario que siempre saluden, sonrían, observen y escuchen con sencillez de corazón. Deben cuidarse del entrometimiento en situaciones personales de los asistentes a los grupos, y deben mantener la debida distancia con personas del otro sexo. Los ancianos deben ser tratados con especial cariño y cuidado. A los jóvenes debe mirárseles como profundamente necesitados y nunca como posibilidades para ser utilizados o mal inducidos. Por absolutamente ningún motivo, deben promoverse negocios o préstamos entre sus integrantes, y menos de parte de un integrante del grupo A.L.M.A.

3.- Si bien se debe promover un ambiente de fraternidad alegre y desprevenida, también es necesario que se tenga especial cuidado de no convertir el grupo en una especie de club”, en donde se llegue a comer, a beber, a hablar cosas superfluas, y a perder el tiempo. En una reunión de Grupos Familiares no se deber repartir alimentos, salvo que sea una programación especial y excepcional. Lo máximo que se podrá dar será agua y algunas galletitas, si es que hay recursos.

4.- En los Grupos Familiares hay un peligro latente por incursionar en prácticas ministeriales y doctrinales, novedosas. Esta es una manera como el maligno puede destruir este glorioso ministerio. El ataque puede venir de cualquier lado; de uno de los integrantes del equipo A.L.M.A., internamente, o externamente de algún miembro de otra iglesia que seduce sutilmente a uno de los nuestros que esté despistado. El modelo de adoración a seguir en las reuniones del ministerio de Grupos Familiares tendrá que ser necesariamente y en líneas generales el esquema que se desarrolla en los cultos de nuestra iglesia dirigidos por el Pastor. Por esta razón, no se aceptarán asistentes que estén activos y conformes en otras iglesias cristianas. A estos se les animará a que permanezcan fieles en sus iglesias, en sus diferentes programas ministeriales.

5.- Los integrantes de los equipos A.L.M.A. deberán llegar a los lugares de reunión, por lo menos media hora antes de la hora programada y pregonada en el vecindario. Se considerará gran falta el llegar tarde a una reunión. Igualmente, deberán estar dispuestos para quedarse posteriormente el tiempo que sea necesario para despedir, escuchar y/o aconsejar a personas que lo requieran.

6.- Durante la exposición de la palabra del Señor por parte del maestro, no se deben permitir interrupciones ni preguntas. Con respeto y cuidado se solicitará el permiso para continuar hasta el final de la exposición (25 minutos), momento en el cual se permitirán preguntas pertinentes y se darán las correspondientes respuestas por parte del maestro. El maestro debe recordar siempre que debe dar un mensaje de esperanza y nunca de exhortación o represión. Esto lo debe dejar para la iglesia.

7.- Por ningún motivo se dilatará la reunión del ministerio de Grupo Familiar a más de 80 minutos. El equipo, y muy especialmente el líder, velará con amor pero con autoridad por ello.

8.- En toda reunión del ministerio de Grupo Familiar se debe evangelizar a las personas que por primera vez lleguen a reunirse. Esta evangelización debe hacerse con el “Mensaje de su Salvación” y por parte de cualquiera de los integrantes del equipo A.L.M.A. o por el maestro al final del mensaje.

9.- El equipo A.L.M.A. siempre debe estar dispuesto a la oración intercesora y especialmente a la consejería cuando alguna persona lo requiera. Se debe escuchar con mucha atención e interés, orar pidiendo iluminación, y hablar con humildad y prudencia.

10.- Se debe evitar de entrada, invitar a las personas a los cultos en la iglesia. Se deben consolidar y discipular primero en los grupos, y después de mínimo cinco reuniones se les extenderá cuidadosamente la invitación a la iglesia.

*****************************************************************************************************************************

METODOLOGÍA, VISIÓN Y PROPÓSITO DE LOS GRUPOS FAMILIARES
ADMINISTRACIÓN DEL GRUPO A.L.M.A. (Requisitos y Responsabilidades Básicas)
SUGERENCIAS PARA EL EQUIPO A.L.M.A.
FUNCIONES ESPECÍFICAS DEL EQUIPO A.L.M.A.
MECÁNICA DE LA REUNIÓN PARA UN GRUPO FAMILIA