FUNCIONES ESPECÍFICAS DEL EQUIPO A.L.M.A.

ANFITRION:
Hogar que alberga en su casa una reunión de adoración al Señor por una hora y media semanal, y a la cual son invitados y asisten los vecinos más próximos posibles.


Lo anterior presupone una persona, parte del hogar anfitrión, directamente responsable de la preparación del lugar, del ambiente reinante y de su testimonio de vida en el vecindario.

     
 
 

El hogar anfitrión, si bien no se espera que sea un ejemplo de perfección, si debe ser un hogar cuyos miembros componentes hayan aceptado el señorío de Jesús en sus vidas en su mayoría, y por lo menos, y en su totalidad, haber dado el voto de aprobación para la realización de estas reuniones de adoración en su casa.

Desde luego, y por lo tanto, se supone que en un hogar anfitrión no debe haber miembros con vicios, con comportamientos violentos o irresponsablemente desocupados. Por el contrario, deber ser un hogar donde reinte un ánimo de trabajo, estudio, respeto y responsabilidad.

Se espera también que en un hogar anfitrión el desempeño de los roles en cada uno de sus miembros sea sobresalientemente bíblico y no conforme a los modelos del mundo. Así, el esposo y padre deberá ser un hombre esforzado y trabajador, proveedor hasta donde le sea posible, paciente y amoroso con su esposa, protector, maestro y amigo de sus hijos, y que apoye la iglesia con su presencia, por lo menos ocasionalmente si es creyente, y si no lo es, que apruebe expresamente la participación de su familia en la iglesia del Señor.

La esposa y madre deberá ser respetuosa con su esposo; que le sepa dar al esposo el lugar que el Señor le asigna en su palabra, y que tenga a sus hijos como la prioridad en su tiempo, y como una gran responsabilidad delante de Dios que le inspire a la dulzura, la paciencia, el amor y la enseñanza intelectual y espiritual.

Los hijos de un hogar anfitrión deberán ser, como lo demanda la sagrada escritura, sujetos a sus padres en todo, respetuosos del prójimo y sencillos en su trato. Además, dispuestos a servir y a colaborar cuando sea necesario.

En general, un hogar anfitrión deberá caracterizarse por el órden, la limpieza, la amabilidad, la armonía, el servicio y la paz.

LIDER:
Es la persona encargada de promover y dirigir un Grupo Familiar en todas y cada una de las reuniones que se hagan, y de mantener viva la comunicación con la iglesia, mediante informes escritos y verbales establecidos.

Por lo tanto, un lider del ministerio de Grupos Familiares es un hermano (a) que se esfuerza por ser dinámico (a), muy amable, carismático – impulsor e ingenioso (a) en la promoción del grupo entre los vecinos del hogar anfitrión. De esa manera, saluda, visita, invita, motiva y acompaña, junto con el resto del equipo A.L.M.A , al vecindario, para que asistan y permanezcan en fraternal comunión, alrededor de la reunión de adoración.

Aparte de promover las reuniones y propender por su crecimiento y mantenimiento el (la) Líder tendrá la responsabilidad de darle a las reuniones una recepción e inicio alegre y dinámico, y de dirigir las reuniones en sí, velando porque tanto en su inicio como en su desarrollo y terminación sean estrictamente puntuales, ordenadas y armoniosas. De la misma manera, será quién básicamente cierre y despida las reuniones cuidando que las personas asistentes deseen volver la siguiente semana y quieran además invitar a otras personas.

El líder en tercer lugar, llenará los informes que la iglesia requiera para configurar las estadísticas generales del ministerio, de tal manera que permitan el seguimiento espiritual y ministerial, y permitan a su vez hacer sugerencias y correcciones por parte de la iglesia para hacer la obra de la Gran Comisión del Señor cada vez mejor, como Él lo demanda.

El Líder, por lo tanto, es un hermano (a) que tiene la honestidad y fidelidad como característica sobresaliente; ya que debe rendir con suma exactitud informes sobre métodos desarrollados, estadísticas de asistencia, ambientes vividos y cantidades y orígenes de ofrendas recolectadas; además de manejar en general las finanzas del Grupo Familiar, las cuales debe direccionar con mucha sabiduría y rectitud. Todo esto en plena sujeción a lo establecido por la dirección Pastoral.

Por todo lo anterior, el líder es un (a) hermano (a) verdaderamente convertido (a), que mantiene una buena comunión con el Señor a través del devocional diario y de la adoración cultica semanal de manera reverente y fiel.

Es importante tener en cuenta que el Líder velará para que en el Grupo Familiar, no falten los siguientes implementos:

a) Nuevos testamentos
b) Cuaderno argollado de 70 hojas (Para los informes GF 1-S)
c) Bolígrafo
d) Hojas del “Mensaje de su Salvación” inicialmente se entregan 30 hojas.
e) Volantes de promoción de los Grupos Familiares, inicialmente se entregan 70 volantes
f) Formatos de control e informe GF 2-M

MAESTRO:
Es el (la) hermano (a) encargado (a) de enseñar la palabra del Señor en el Grupo Familiar durante las reuniones semanales del ministerio, de acuerdo al plan de discipulado trazado por el Pastor para este ministerio.

El maestro tiene como fundamento la palabra del Señor; nada dice o afirma algo fuera de la sagrada escritura. Tiene como estilo el amor, velando porque las personas asistentes sean edificadas dentro de un espíritu de gozo y de paz. Tiene como método el orden y la claridad con sencillez, cuidando de dejar claro lo esencial, y evitando la complejidad y la excesiva explicación. Tiene como propósito la glorificación del Señor, estableciendo el señorío de Jesucristo y la comunión con el Espíritu Santo.

Lo anterior presupone que el maestro es sumamente fiel a los materiales que el pastor ha trazado para la enseñanza en este ministerio. Deber ser muy estudioso y conocer muy bien los encuentros del sistema discipular EBBA que va a dar en cada reunión, cuidándose de la improvisación o el oportunismo; y debe mantenerse apegado a los versículos y postulados de los encuentros sin añadir o quitar, de tal manera que reproduzca con su método nuevos y potenciales maestros entre sus oyentes, quienes considerarán la enseñanza como algo sencillo y claro, de acuerdo a lo que ya está escrito.

El maestro es un hermano que vela cada día por el llamamiento que el Señor le ha hecho. De esta forma, es celoso del devocional personal diario, ama la lectura, consulta y escudriña, adora a Dios en disciplina cultica semanal, y mantiene un sistema de notas personales que le permita enriquecer su llamado y encomienda.

Por otra parte, el maestro tiene especial cuidado de mantenerse en plena sujeción al pastor, teniendo en cuenta que este es el elemento esencial para que el Señor lo considere como potencial maestro de una cobertura futura más amplia.

El maestro debe ser recursivo en la enseñanza. Haya pocos o haya muchos en el grupo, el maestro utiliza toda su capacidad de comunicación y recursos audiovisuales para dejar en las mentes y corazones de sus oyentes un impacto imborrable y positivo de las enseñanzas de la sagrada escritura.

ADORADOR:
Es el (la) hermano (a) encargado (a) de darle a las reuniones familiares del ministerio de Grupos Familiares la investidura espiritual que estas lo requieren, orando, intercediendo e induciendo a la piedad por medio de la música, la meditación y la oración misma de todos los asistentes.

El adorador es el llamado a promover dentro del equipo A.L.M.A. en el Grupo Familiar y durante la misma del ministerio, un espíritu de oración, adoración y reverencia inquebrantables. Así, el adorador siempre toma la iniciativa para que toda actividad a realizar o necesidad planteada, se lleve inmediatamente en oración al Señor.

Lo anterior presupone, que antes que impulsor de la adoración en los grupos y reuniones del ministerio de Grupos Familiares, el adorador es un hermano que tiene como prioridad la adoración en su vida personal; ora, intercede y gusta de la alabanza, disfrutando de la comunión con el Señor e impregnando el ambiente en que se mueva del sentido de adoración, como un modo de vida.

Se requiere que el adorador sea muy diligente en la preparación de la adoración. Así, el ministerio del Señor necesita que el Adorador se prepare debidamente con suficiente antelación, para que las canciones, los corarios, los instrumentos, los equipos de reproducción, los CD, y todos los demás elementos a utilizar, estén debidamente y oportunamente preparados, ensayados y dispuestos en el momento de su necesaria utilización. El adorador debe ser el enemigo número uno de la improvisación.

Como impulsor de la adoración y la oración en el ministerio de Grupos Familiares, el adorador debe dominar plenamente el concepto y la mecánica de las cuatro cadenas de oración que maneja nuestra iglesia. Así, y muy especialmente, coordina la formación y mantenimiento de la “Cadena de Oración Urgente” que es la cadena que recoge las peticiones y necesidades rutinarias de las personas asistentes al Grupo Familiar, cerciorándose de que se ore de manera consistente entre todos sus miembros y entre los integrantes del equipo A.L.M.A. hasta que tengan respuesta como el Señor lo Requiere.

*****************************************************************************************************************************

METODOLOGÍA, VISIÓN Y PROPÓSITO DE LOS GRUPOS FAMILIARES
ADMINISTRACIÓN DEL GRUPO A.L.M.A. (Requisitos y Responsabilidades Básicas)
SUGERENCIAS PARA EL EQUIPO A.L.M.A.
CONSIDERACIONES ESPECIALES

MECÁNICA DE LA REUNIÓN PARA UN GRUPO FAMILIA