Macron Por el Coordinador Juvenil, Didier Giraldo

Octubre 03 del 2017

 

 

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha gastado 26.000 euros (unos 30.000 dólares) en servicios de maquillaje desde que tomó posesión, informaron los medios franceses.

 

El Expresidente Hollande empleó una maquilladora a tiempo completo por un salario de 6.000 euros al mes (unos 7.000 dólares), además de un peluquero al que pagaba casi 10.000 euros mensuales (casi 12.000 dólares). Otro Expresidente, Sarkozy también contrató a una maquilladora, Marina Michelet, a cambio de 8.000 euros mensuales (unos 9.500 dólares).

 

"Mientras que Francia se mata a trabajar, Macron se pone 23 salarios mínimos sobre la cara", tuiteó el político del Frente Nacional Florian Philippot.

 

"Cuando vemos que Macron se gasta 26.000 euros en maquillaje, no estoy seguro de que esté en posición de dar lecciones", dijo, por su parte, el diputado conservador Guillaume Larrivé.

 

Bueno hermanos, no solo Macron se preocupa por su apariencia, a muchos cristianos les preocupa cómo se ven  y como los ven, es una cuestión de forma que sin embargo debemos cuidar y no exagerar.

 

¿Cómo debe ser la presentación personal?

La respuesta es sencilla: con decoro.

¿Qué consideramos una presentación decorosa?

Un arreglo corporal que no caiga en el extremo de lo ridículo, lo extravagante o excesivamente llamativo. Un maquillaje apropiado, sin exagerar, en el caso de las mujeres.

Esta descripción no riñe con el planteamiento que hace el apóstol Pedro en su carta universal:

“Vuestro atavío no sea el externo de peinado ostentoso, de adornos de oro o de vestidos lujosos, sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios”

1 Pedro 3:3, 4.

 

En una época en la que existen excelentes productos cosméticos, y no solo para la mujer sino también para el hombre, no vemos por qué las personas no han de intentar tener un aspecto mejor y, en este sentido, vemos que hoy se ha

 

Generalizado también el deseo de conservarnos en una buena forma física. Todos tratamos de ofrecer el mejor aspecto que podamos, vistiendo la ropa que nos agrada y favorece.

Y al tratar de ganar a otra persona para la fe en Cristo, no olvidemos que lo que realmente cuenta es el adorno y atractivo interior.

En este adorno interno, que es el más importante, se encuentra la verdadera atracción.

 

En 1 Samuel 16:7 dice:

“porque Jehová no mira lo que mira el hombre; pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón”

 

Nosotros vemos perfiles, pero el Señor ve los Corazones.

Hasta pronto.

 

 

 

Bueno hermanos, hasta la próxima.

 

Coordinador Juvenil, Didier Giraldo.

Comparte Esta Meditación

Copyright  © 2017

+057 (2) 556 3265

Cra. 26 # 3-53 San Fernando, Cali-Colombia

Macron Por el Coordinador Juvenil, Didier Giraldo
Macron Por el Coordinador Juvenil, Didier Giraldo