Las parejas asistentes a la Iglesia, tienen la oportunidad a través de este ministerio, de fraternizar y socializar espiritualmente con otras parejas de la Iglesia, mientras estudian y descubren los ricos y dinámicos principios matrimoniales de Dios,  contenidos en las sagradas escrituras.