1. Dios mismo; el mismo Padre Eterno.
S. Juan 10:30; 14:9,11; 20:28,29; Romanos 9:5.

2. El Mesías. El profetizado por 1.500 años, como el Dios único, que se manifestaría en la historia humana. Isaías 9:6.

3. El Verbo Eterno, encarnado y manifestado en medio de la tierra. S. Juan 1:1,2.

4. El único Dios, Creador y Sustentador de todas las cosas.
S. Juan 1:3; Hebreos 1:2-8.

5. La tercera persona de la Trinidad Santísima.
S. Juan 14:15-17; 16:13-15.

6. Totalmente humano, totalmente divino. El único puente.
1 Timoteo 2:5; Salmo 2:11,12.

 

7. El único Camino en que se puede transitar con entera confianza; La única Verdad que satisface plenamente;
Y la única fuente que da Vida abundante. S. Juan 14:6; 10:10.

8. El maná del cielo, S. Juan 6:48-51; La luz del mundo, S. Juan 8:12; La única puerta de entrada al reino de Dios,
S. Juan 10:7,9; El único guía eternamente confiable, S. Juan 10:11-14; La Resurrección y la Vida, S. Juan 11:25,26.

9. Quien, por la fe exclusiva en él, nos hace hijos de Dios, y nos permite dejar la triste condición de simples criaturas
de Dios. S. Juan 1:12; Gálatas 3:26; 4:6,7.

10. El único nombre que se debe y se puede invocar en oración, para tener dignidad, poder y autoridad espiritual.
Hechos 4:11,12; Filipenses 2:5-11; S. Juan 14:13,14.

11. Quien configura con los creyentes en él, la única asociación humana valedera. La Iglesia. S. Juan 15:1,5-7.

12. El único fundamento o Roca de Su Iglesia, a la cual le entrega las llaves del reino de Dios; y su única Cabeza y autoridad, por el Espíritu Santo. S. Mateo 16: 16-19; 1 Pedro 2:6-8; 1 Corintios 10:3; Efesios 1:22,23; Col. 1:17-19.

13. Quien hace del creyente en él, una persona especialmente ungida, bendecida y glorificada. Efesios 1:3-10.

14. Quien volverá a la tierra por segunda vez para juzgar al mundo, y a todos sus habitantes vivos y muertos, y para reinar eternamente en Dios Todopoderoso. Mateo 24:29-31; Apocalipsis 1:5-8.

15. En resumen, Jesús es:


15.1. El eterno Padre fiel (Proveedor amoroso)
Que nos provee verdad y vida. S. Juan 6:32–35, 46–51; 10:10,30; 14:6–10.

15.2. El Sacerdote digno (Sacrificador).
Intercesor. Que nos lleva a Dios seguramente. Juan. 10: 17, 18; Romanos 8:34; Hebreos 9:24,25; 10:10.

15.3. El Cordero Santo (Sacrificado).
Redentor. Que nos limpia con su sacrificio. Juan 1: 36; Lucas 22:7–20

15.4. El Pastor iluminado (Profeta)
Que nos guía infaliblemente. Juan 10:1–16.

15.5. El Maestro perfecto (Maestro)
Que nos forma a su imagen. Juan 13:12–14; Mateo7:28,29.

15.6. El Abogado justo (Defensor)
Que nos protege de la injusticia y del mal. 1 Juan 2:1-2

15.7. El Médico sabio (Sanador)
Que nos sana efectivamente. Lucas 5:13