En medio de tanta confusión doctrinal reinante acerca del cristianismo, y de la demanda del Señor Jesucristo de velar por la verdad como condición para ser libres y disfrutar de la plena comunión con Dios, se hace necesario insistir en plantear unas bases de fe confiables, sobre las cuales edifiquemos nuestra vida espiritual de manera exitosa y segura. “permaneced en mi palabra, y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres” (Juan 8:31-32).

En Oseas 4:6 dice: “Mi pueblo fue destruido porque le falto conocimiento”; en el Salmo 11:13 dice: “si fueran destruidos los fundamentos, ¿que ha de hacer el justo?; y en Efesios 4:3-5 dice: “solícitos en guardar la unidad del espíritu en el vínculo de la paz; un cuerpo y un espíritu como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación; un Señor, una fe, un bautizo”. Así que el Señor en su palabra nos exhorta a tener sólida unidad en lo que creemos fundamentalmente, como condición para una vida de victoria tanto a nivel individual como a nivel eclesial, “Porque cual es el pensamiento
en su corazón, tal es él” (Proverbios 23:7).

Por otra parte, Jesús dice que el enemigo destructor del individuo, de la humanidad y de la Iglesia, es el diablo, y que este tiene un arma mortífera que es la mentira. Con ella engaña, destruye y mata (Juan 8: 42 y Juan 10:10). Por lo tanto, desde la perspectiva del maestro divino, la clave para llevar una vida llena de logros y aciertos, es descubrir y combatir la mentira, y simultáneamente descubrir y sembrar la verdad.

Así, se hace necesario arrojar toda la luz posible sobre los temas fundamentales de la fe cristiana como son la Biblia, el Padre, el Hijo, el Espíritu Santo, el hombre, la salvación, la vida cristiana, los ángeles, la iglesia, el bautizo, la gran encomienda, la muerte y los últimos acontecimientos.

Por todo esto, con inmensa gratitud a Dios y con segura expectativa de bendición para los lectores, presento esta especie de “Declaración de Fe” bíblica sustentada, sobre las verdades fundamentales e inamovibles de la fe cristiana y de la Iglesia del Señor Jesucristo.

Pastor, Justo Román Acero
.....................................................................................................................................................................................................................
Participa y deja tus comentarios: